El hosting web o alojamiento web es uno de los aspectos más desconocidos entre los usuarios de Internet con blog o página web propios. Es un servicio que suele contratarse sin conocimiento ni asesoramiento, y dejándose llevar muchas veces por los bajos precios y los altos servicios que dicen ofrecer los proveedores.

La publicidad y las campañas de marketing suelen presentar productos muy atractivos, que contratamos sin tener en cuenta lo que realmente necesitamos, y muchas veces a un proveedor del que no tenemos información. Por ejemplo: ¿es lo mismo disponer de servidores en España que en Europa del Este? La información y la atención, ¿en español o en inglés? ¿Qué espacio necesitamos en el disco? ¿Tu plataforma es WordPress o no?

Podemos definir el hosting web como el servicio en el que un proveedor alquila un servidor conectado a Internet en el que se puedes alojar todo tipo de ficheros, descargar documentos o vídeos, alojar cuentas de correo o crear discos virtuales. El uso más común del hosting está relacionado con la creación y alojamiento de una web y sus contenidos.

Aspectos a considerar del hosting web

Algunos de los aspectos que comentamos con los clientes de ArtisMedia cuando afrontamos en común la contratación del alojamiento web son:

Transferencia de datos. ¿Qué movimiento va a tener nuestra web? ¿Cuánta información va a generar? ¿Y visitas? ¿Subiremos muchas fotos y vídeos? Responder a preguntas como estas ayudan a tomar decisiones sobre qué tipo de alojamiento necesitamos.

Espacio en disco. Es la capacidad asignada en un plan para subir al servidor imágenes, vídeos y ficheros en general. Siempre es recomendable subir imágenes optimizadas, para que ocupen menos espacio, mientras que los vídeos es mejor alojarlos en plataformas como YouTube.

Dominio gratuito y cuentas de correo. La contratación de dominio y hosting en el mismo servicio es recomendable. Algunos proveedores suelen regalar el dominio el primer año, y a partir de ahí se paga una cuota anual que ronda los 15 euros. Hay empresas que ofrecen un número ilimitado de cuentas de correo, aunque seguramente no las utilizaremos todas.

Dejar un proyecto en manos de quien no cobra por gestionarlo tiene un riesgo

Ubicación de los servidores. Es recomendable que estén ubicados en la zona geográfica a la que van destinados nuestros contenidos o productos. En España hay muy buenos proveedores web, y además podremos negociar y gestionar con ellos en nuestra lengua.

Precio. No dejes tu proyecto en manos de quien no cobra por gestionarlo. Todo trabajo tiene un coste, de modo que vale la pena pagar por tener un servicio que dé garantías de funcionamiento. Si no convence, siempre se puede cambiar de proveedor una vez vencido el contrato que hayamos suscrito con él.

Servicios especializados, documentación, hosting compartido o virtual (VPS), alojamiento en la nube, web estática, web dinámica profesional o no profesional, tienda online… son algunos aspectos añadidos que debemos valorar cuando se nos plantea la necesidad de contratar un servicio de hosting web.

Tomar esa decisión en solitario, si no se tienen conocimientos suficientes, puede suponer un riesgo importante. Consultar no cuesta nada y siempre es de gran ayuda.