Cómo evitar fraudes y robos de información en Internet

La seguridad en Internet es fundamental para evitar ser víctimas de los cibercriminales. Si para conducir es fundamental la prudencia y el conocimiento, para navegar por Internet también.

Es corriente recibir correo basura (spam), mensajes de desconocidos y engañosos, aún procediendo aparentemente de personas que conocemos. Esta técnica se conoce con el nombre de phishing, que consiste básicamente en suplantar la identidad de un tercero con el fin de engañarnos.

Para evitar ser víctimas del robo de datos, de información personal y confidencial, de números de cuentas bancarias, etc. deberíamos tener en cuenta algunas medidas fundamentales muy sencillas de aplicar:

Comprobar quién nos envía mensajes y/o correos y qué nos envía.
Muchos mensajes no son lo que parecen ni los remite quien nos dice ser. Si están escritos en lenguas extranjeras y no tenemos amigos, familia o conocidos fuera del país, es mejor desconfiar, incluso cuando en el remite figure un nombre que nos resulte familiar, sea persona, marca comercial o empresa. Si los mensajes incluyen enlaces, no activarlos nuncaEs a través de los enlaces como se comete es tipo de phishing.

Los bancos nunca piden datos a través del correo o las redes sociales.
A los niños solemos decirles: “Nunca hables con desconocidos”. El cuento debería aplicarse a Internet, tanto si se trata del correo electrónico como de las redes sociales. Un tipo de phishing común (en este enlace podemos ver otros) es aquel en que el delincuente suplanta la identidad de un banco utilizando una web prácticamente idéntica a la oficial. Es posible que pidan número de cuenta, dirección, número de teléfono o cualquier otra información privada y confidencial. Nunca deben facilitarse esos datos. El banco no los pedirá. Si lo hace, mal hecho. Cuando necesite información, pedirá que nos acerquemos a una oficina o intentará obtenerla a través de una llamada telefónica. En ese caso, debemos estar seguros de que quien nos habla es quien dice ser y que, en efecto, trabaja para nuestro banco.

Un ordenador actualizado y limpio mejora la seguridad.
Nadie está libre de que le engañen, ni en la vida real ni en la virtual. Por lo tanto, aplicar en la segunda el sentido común que generalmente ponemos en práctica en la primera es tan elemental como no conducir bebido, drogado o atravesar a pie una autopista saltándose las medianas y vallas protectoras. Un ordenador es un vehículo potente. Tenerlo actualizado y con un buen antivirus (cuidado, hay buenos antivirus gratuitos, pero también los hay malos) no nos librará ciento por ciento del peligro, pero nos alejará mucho de él. Si además aplicamos prudencia y sentido común, nos alejará muchísimo de él.

Introducir datos solo en webs seguras.
Las webs seguras se distinguen de las que no lo son porque empiezan con el protocolo https://, y muestran en la ventana del navegador un icono en forma de candado. Si para comprar por Internet se utilizan plataformas de pago del tipo Pay Pal, ClickBank o Google Wallet se evita tener que teclear e introducir datos bancarios cada vez que se efectúa una compra.

Como ya se ha dicho, nadie está completamente a salvo de ser víctima de engaños, pero con medidas preventivas podremos ahorrarnos disgustos.

Cómo evitar fraudes y robos de información en Internet
Vota este post!
2017-01-22T21:06:45+00:00
shares
0 Compartir
Twittear
Compartir
+1
Compartir